Buscar este blog

Cargando...

martes, 7 de febrero de 2012

Cuachalalate (Juliania adstringens)

El Cuachalalate pertenece a la familia de las Anacardiáceas (Anacardiaceae) aunque hay quien lo considera dentro de la familia de las Julianáceas (Julianaceae); es una especie dioica, es decir, hay ejemplares masculinos y femeninos. Cuachalalate viene del náhuatl “Cuauchachalatli” que significa árbol de la chachalaca, y ya era usado con fines curativos desde hace siglos, pues ya en 1573 un expedicionario español, Francisco Hernández, registró que la corteza de cuachalalate tiene capacidades antitumorales y propiedades frías y secantes.

En México su corteza es bastante comercializada, es una de las especies más explotadas con fines medicinales, y es importante desde el punto de vista etnobotánico, se reportan por lo menos 30 usos medicinales para ella; es el remedio antiulceroso más importante en la medicina tradicional mexicana. Sin embargo,  su extracción es muy intensa lo que les provoca enfermedades, inhibiendo su capacidad de regeneración de la corteza y finalmente la muerte de los árboles. Hay incluso un libro llamado “Manual para producción sustentable de corteza de Cuachalalate” publicado por el INIFAP en donde se explica claramente como se debe explotar el árbol.

Sin duda, el Cuachalalate es un gran aliado en el tratamiento contra la gastritis; se sabe que el principal agente causante de esta es la H. Pylori y se sabe también, que los tratamientos alópatas para combatirla fallan uno de cada cinco por la resistencia a las medicinas que genera el microbio.

Por otro lado, estudios de salud pública en México consideran que del 60 al 70% de la población nacional ya alojan a la bacteria en su intestino.

Un sin número de estudios están pendientes en la UNAM y en el IPN para desarrollar un fármaco para la gastritis con el Cuachalalate, como se sabe, los estudios son caros por aislar los compuestos necesarios, analizar la toxicidad, hacer pruebas en animales, etc. Que bienestar siento de que con la Microdosis no necesitamos todo esto y resulte igual o más efectiva que el futuro medicamento alópata para la gastritis.

Como siempre, trato de hacer énfasis, no descubrimos el hilo negro, si ustedes van con algún curandero indígena del sur del país, invariablemente les dará cuachalalate para tratar la gastritis aunque en Microdosis tengamos las ventajas ya conocidas. 

Puedes descargar el archivo con toda la información en el siguiente link: Monografía Cuachalalate

1 comentario:

Anónimo dijo...

muy bueno tiene la informacion nesesaria y espero que muchas personas lo lean me encanto la informacion esta muybien estructurado todo muy bien un trabajo muy bien echo